Gonzalo Jiménez de Cisneros nació hacia 1436 en Torrelaguna. En 1484 se hizo fraile de la Observancia Franciscana, convirtiéndose en Fray Francisco. A partir de 1492, comenzó a desempeñar cargos importantes como el de confesor real, arzobispo de Toledo, Inquisidor General de Castilla y regente de España a la muerte del rey Fernando “el Católico”. Murió en Roa en 1517, cuando iba en busca del futuro rey Carlos.

Las contribuciones de Cardenal Cisneros a su Villa natal fueron muy numerosas. Cabe destacar la aportación a la construcción de la iglesia parroquial, la fundación de un hospital, la conducción del agua, el convento franciscano de la Madre de Dios, y el pósito, además de obras benéficas y mecenazgos generosos.

CRUZ DE CISNEROS

Esta Cruz está situada en la Plaza Mayor y fue levantada en 1802 sobre el lugar en el que estaba la casa donde nació el Cardenal.

IGLESIA DE SANTA MARÍA MAGDALENA

Es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura gótica madrileña, aunque en su decoración se mezclan elemenos góticos y renacentistas, algo usual en las construcciones hispanas del momento. Su construcción abarca desde los primeros años del siglo XV hasta el primer cuarto del siglo XVII. De planta basilical con tres naves, cuenta con cinco capillas en los laterales. Los retablos son barrocos y platerescos. Entre ellos, resalta el del altar mayor, de tipo churrigueresco, atribuido a Narciso Tomé.

EL CRISTO DE CISNEROS

A la izquierda del altar mayor de la Iglesia parroquial de Torrelaguna se puede admirar y venerar una talla de Cristo crucificado conocida como el “Cristo de Cisneros”, donada por los Reyes Católicos.

ANTIGUO PÓSITO – AYUNTAMIENTO

Fue fundado por el Cardenal Cisneros en 1514 para servir como pósito o almacén de grano para las épocas de escasez. Su construcción, de características renacentistas, incluía algunos elementos góticos como la puerta de entrada. El interior del edificio, de planta rectangular y cubierta a dos aguas, ha sido totalmente modificado.

MONASTERIO FRANCISCANO

El Convento Franciscano de Torrelaguna fue fundado por el Cardenal Cisneros en el siglo XVI (las obras comenzaron en 1512) y en él se desarrolló una importante actividad cultural e intelectual hasta su práctica destrucción durante la Guerra de la Idependencia contra los franceses. La posterior desamortización de Mendizábal fue su final.

Cisneros, Hijo Ilustre de la Villa